El costo del embarazo adolescente en Colombia

Cuando se habla de embarazo adolescente se tiende a pensar directamente en las consecuencias de las jóvenes y en su proyecto de vida, pero si abrimos un poco más esa puerta, logramos ver que también se convierte en un problema a nivel socioeconómico. Para hacerse un idea, el 0,56 del PIB de Colombia, es utilizado en atención para mujeres adolescentes en embarazo. Esto alcanzaría para construir 10,965 colegios en todo el país. Un costo altísimo teniendo en cuenta que se convierte en un problema con impacto social también.

Cuando una adolescente queda embarazada en Colombia automáticamente el porcentaje de que continue estudiando disminuye más de la mitad. Por este motivo solo el 14% de mujeres que algún día fueron madres jóvenes logran acceder a educación universitaria. El proyecto de vida profesional de muchas mujeres se ve truncado en el momento que quedan embarazadas, muchas porque tienen que elegir entre cuidar a sus bebés, estudiar, o porque no pueden sostenerse económicamente. Y cuando después de unos años ingresan al mundo laboral sus ingresos tienen una brecha del 50% más de desempleo y tendrán 23% menos ingresos a lo largo de sus vidas.

Según el informe presentado por el UNFPA en el año 2020,  la diferencia de ingresos económicos en el mundo laboral entre mujeres que ya fue madres es de 512 dólares anuales. Casi dos millones de pesos, mucho más que un salario mínimo, aquí comprendemos de una forma más directa entonces la relación estricta entre economía e impacto social. 

Ahora, si se ve desde la inversión del Estado “se destinaron 15 mil millones por la atención del embarazo en adolescentes en 2018, incluyendo los cuidados prenatales, los partos, los cuidados postnatales y del recién nacido. De ese total, el 48% se invirtieron en los cuidados prenatales y durante el parto (cuidados prenatales, hipertensión durante el parto y cuidados después del parto), el 41% se destinó a la atención de los 4523 partos y el presupuesto restante se destinó a complicaciones obstétricas (6%), otras afecciones de la maternidad (5%) y las intervenciones por recién nacido (0.05%)”


La prevención del embarazo adolescente es de suma importancia, si se disminuyera la cantidad de embarazos también habría reinversión en otras áreas de la salud y alcanzaría para invertir en educación, lo que disminuiría la brecha económica que existe en el país. 

Por persona el Estado invierte en promedio un millón y medio en educación pública y por embarazo casi cuatro millones. El crecimiento a nivel personal es grande, y si lo dirigimos al desarrollo social es gigante. Mas mujeres con acceso a educación, a mejores oportunidades laborales y condiciones de vida. Por este motivo la prevención del embarazo adolescente es un tema del que hay que hablar, desde salud pública hasta en casa entre padres e hijos.  Brindar información suficiente para que cada adolescente esté en las condiciones de tomar las decisiones sobre su cuerpo y su vida. Hablar de políticas públicas para la prevención es uno de los primeros pasos que debe tomar el Estado para poder contrarrestar el impacto socioeconómico, incentivar campañas y así en un futuro estemos hablando de empleo y no embarazos.


Fuente 
UNFPA (2020). Consecuencias socioeconómicas del embarazo en la adolescencia en seis países de América Latina. Implementación de la Metodología Milena en Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, México y Paraguay. Fondo de Población de las Naciones Unidas - Oficina Regional 




Copyright 2021 - Tirando x Colombia
Diseño por Palma de Web